Body

El primer elemento de la estructura del delito, sustantivo del que se ha de predicar el resto de calificativos que la conforman, viene dado por la concurrencia de una conducta humana, que se puede presentar bajo dos formas, la acción y la omisión.

En un sistema de control social como el penal, en el que las normas, con su objetivo de evitar la lesión o puesta en peligro de los bienes jurídicos, pretenden influir sobre el comportamiento de los ciudadanos, se hace necesario tener en cuenta cuál es la naturaleza de este último.

Los mandatos y prohibiciones tienen tras de sí acciones y omisiones cuyas características influyen en la configuración del conjunto del sistema y de hecho, como vimos, es frecuente que los ordenamientos jurídicos hagan referencia a esta dualidad. Ejemplo de ello es el art. 10 CP, según el cual: «Son delitos las acciones y omisiones dolosas o imprudentes penadas por la Ley».En nuestro afán por comprender la estructura del delito y las interrelaciones entre sus elementos es pues preciso contar con una definición de las formas de conducta humana, definición que reúna los elementos necesarios sobre los que desarrollar el posterior análisis jurídico penal.