Body

Suele considerarse la autoría del delito la última parte, el final, de la teoría de lo injusto. Sin perjuicio de que haya que estudiar todavía las causas de justificación y las circunstancias agravantes y atenuantes que suponen una mayor o menor gravedad de lo injusto, si vamos a estudiar ahora la autoría es por la estrecha relación que existe entre autoría y tipicidad, dado que podemos decir que autor es quien realiza la conducta típica, esto es, ese «el que» al que hacen referencia numerosos artículos del Código al describir la conducta prohibida u ordenada.

Ahora bien, puede ocurrir que en la realización de un delito concurran varias personas, lo que nos lleva al concepto de codelincuencia.

Siempre que más de una persona interviene en la comisión de un delito estamos ante un supuesto de codelincuencia. Podemos decir, por tanto, que codelincuencia es la concurrencia de más de una persona en la comisión de un delito. Resulta fácil imaginar que la primera cuestión que debemos saber cuando varias personas concurren en la comisión de un delito es si todos tienen la misma consideración, esto es, si el ordenamiento jurídico trata igual a todos —sistema unitario de autoría— o si el ordenamiento establece diferencias —y de qué tipo— entre ellos, si establece distintas clases de sujetos responsables —sistema diferenciador o restrictivo—.

A esta cuestión responde el art. 27 CP, el primero que se ocupa de esta materia en nuestro Código. Tal y como dispone el mismo: «Son responsables criminalmente de los delitos los autores y los cómplices».