Body

Como vimos en la lección pasada, la escuela clásica y neoclásica construyen el tipo de lo injusto limitándolo, al menos en un principio, a los elementos objetivos y llevan el dolo (elemento subjetivo) a la culpabilidad. Por ello, el tipo se entendía conformado por la acción, el resultado y la relación de causalidad entre ambos. Pronto los causalistas vieron lo insuficiente de esta construcción, pues tenían que esperar al análisis de la culpabilidad para descartar el carácter delictivo de una acción que simplemente había sido la causa de un resultado no producido de forma dolosa, ni imprudente. Sin embargo, como se vio en las lecciones 6 y 7, esto no les llevó a corregir su errónea ubicación de los elementos subjetivos en la culpabilidad, sino a intentar limitar las conductas típicas ideando nuevos criterios, más restrictivos, de la causalidad, como por ejemplo el de la causalidad adecuada, basada en la peligrosidad ex ante de la conducta, o juicio de previsibilidad objetiva, que se entiende hoy en día, como ya se anunció en la lección 7, no como un criterio que defina una relación de causalidad, sino como un «criterio de imputación objetiva» que explicaremos infra.

La aparición de la doctrina finalista supuso, como veremos en la lección siguiente, la aceptación mayoritaria de que el dolo y otros elementos subjetivos formaban parte del tipo de lo injusto, con lo que se solucionaban ya en lo injusto, pero por esta vía de negar la concurrencia de los elementos subjetivos del tipo, muchos de los problemas a los que la antigua doctrina había intentado dar respuesta con la causalidad adecuada y otros criterios.

Sin embargo, la antigua forma de construir el tipo objetivo, recortado por determinados requisitos normativos, ha trascendido en otras doctrinas nuevas. Y es que, hoy en día, junto a la construcción neoclásica minoritaria que sigue excluyendo el dolo del tipo, se han extendido nuevas sistemáticas (destacando dentro de ellas el funcionalismo político-criminal de ROXIN y el funcionalismo sistémico de JAKOBS, o la construcción de FRISCH), que pretenden construir un tipo objetivo desde el concepto social de acción o la conducta jurídico penalmente relevante, pero a él superponen todavía en lo injusto un tipo subjetivo, en el que integrarán el dolo y demás elementos subjetivos de lo injusto.