Resumen: Actividades laborales compatibles con la incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.

Esta Sentencia impone un cambio de criterio sobre la posibilidad de compatibilizar la actividad laboral con la prestación por incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.

El Tribunal Supremo entiende que desde la perspectiva del derecho al trabajo no puede negarse tal derecho a quien se encuentre en situación de IPA o gran invalidez, porque así lo reconoce el artículo 35 CE y tras señalar que ningún precepto legal obliga entender que las actividades compatibles son solo las marginales, superfluas, accidentales o esporádicas, concluye manteniendo la plena compatibilidad entre trabajo y pensión, ya que la opción interpretativa (no flexible) haría de mejor condición al trabajador declarado en situación de incapacidad permanente total, además de que apostar por la incompatibilidad tendría un efecto desmotivador sobre la reinserción laboral de quien se encuentra en situación de incapacidad permanente absoluta o de gran invalidez, lo que cree contrario al art. 27 de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad.

Ámbito material