En Derecho penal, es la persona o cosa sobre la que recae la conducta delictiva.