Están relacionadas fundamentalmente con los días festivos de las diferentes Confesiones religiosas, cuando no coinciden con las festividades civiles y los días de descanso laboral.

Por lo común se trata de resolverlas mediante acuerdos entre las partes interesadas.