Sanción por la que un rey visigodo daba valor de ley a los Cánones y Decretos de un Concilio.