Es una aproximación a la Teoría del Estado y trata de explicar por qué los individuos, actuando racionalmente, deciden entregar a un tercero el monopolio de la coacción. 

El planteamiento más sencillo pasaría por probar que todos los individuos salen ganando cuando entregan al Estado determinadas funciones.