La hipoteca se extiende no sólo al todo sino también a una parte del bien gravado.