En Derecho internacional designa un conjunto de medidas de presión previstas por el ordenamiento internacional para procurar el cumplimiento de sus normas.