La Agencia Multilateral de Garantías para las Inversiones (MIGA, por su traducción al inglés) es una organización internacional que forma parte del Grupo del Banco Mundial (World Bank Group), tiene como misión promover la inversión directa en el extranjero (Foreign Direct Investment, FDI), en países en vías de desarrollo, a través del apoyo económico, la reducción de la pobreza y la mejora en el nivel de vida de las personas.

Para solucionar los problemas que pueden surgir en el marco de las inversiones, el MIGA ha establecido un sistema para resolver los litigios potenciales entre las partes, todo ello para crear mayor seguridad en las inversiones y en la confianza de los inversores e incentivar el flujo de inversiones directas en el extranjero.

Para prevenir posibles reclamaciones, el MIGA cuenta con servicios de mediación gratuitos para todos sus clientes que han tenido al día de hoy muy buen resultado, logrando la resolución amigable de los conflictos planteados.

Además de la búsqueda de la seguridad en los proyectos garantizados por el MIGA, también se ocupa de mejorar el flujo de las inversiones, resolviendo los obstáculos que se crean entre los inversores y los países que reciben las inversiones.

Materias en las que interviene el MIGA

a) Lucha contra la corrupción

El Grupo del Banco Mundial ha identificado la corrupción como uno de los mayores obstáculos al desarrollo económico y social, ya que debilita las bases institucionales de las que depende el crecimiento económico. Los efectos perjudiciales de la corrupción son especialmente graves para los países pobres, ya que los costes adicionales asociados con el soborno, el fraude y la malversación de los privilegios económicos influyen en el declive económico de estos países.

Esto puede implicar:

  • Controles de las partes involucradas.
  • La evaluación de la actuación del cliente para hacer frente al fraude y la corrupción, y
  • Una revisión de los acuerdos contractuales subyacentes.

Así, por ejemplo, si hay acusaciones de fraude, corrupción o mala conducta, relacionada con prácticas colusorias y obstructivas, o por la falta de transparencia, está prevista la posibilidad de llevar a cabo una revisión por parte de la Agencia, que incorpora la revisión de la documentación legal que rija sus garantías de inversión. Asimismo, puede dar lugar a cancelar o excluir la cobertura de garantía.

b) Infraestructura

El desarrollo de la infraestructura de los países en vías de desarrollo es una prioridad importante para el MIGA para hacer frente al rápido crecimiento de los centros urbanos y la población rural en los países en desarrollo. De un máximo de US$114 millones en 1997, la inversión en infraestructura en estos países con participación privada tocó fondo en la década del 2000, alcanzando sólo US$57 mil millones en el 2003. Los países en vías de desarrollo se enfrentan a un reto importante en la atracción de más inversión privada en todos los subsectores de las infraestructuras para cubrir el déficit enorme que los gobiernos solos no pueden afrontar.

c) Petróleo, Gas, Minería y Productos Químicos

La amplia experiencia del MIGA en el petróleo, el gas y la minería han llevado al desarrollo de las garantías, especialmente diseñado para combatir las preocupaciones que la explotación de estos productos genera en los países en vías de desarrollo. Las actuaciones de esta institución incluyen la revocación de contratos de arrendamiento o concesiones, tarifas, regulación, y los riesgos de crédito derivados de incumplimientos por parte de los gobiernos, así como las controversias relacionadas con los acuerdos de despegue, reparto de la producción, la explotación y los derechos de perforación.

La Agencia se ocupa de seleccionar las ofertas que cumplan los más altos estándares de transparencia, de respeto del medio ambiente y la sostenibilidad del desarrollo.

d) Sector Financiero

La falta de financiamiento local a largo plazo ha sido siempre un obstáculo importante para el crecimiento en los países en desarrollo. Normalmente, los bancos tienen acceso a la financiación a corto plazo a través de los depósitos locales, pero los fondos a largo plazo tienden a ser escasos, estando los bancos internacionales poco interesados en asumir riesgos a más largo plazo debido a la inestabilidad inherente a las economías emergentes. Para ello, el MIGA ha creado un seguro contra riesgos políticos que ayuda a mitigar los riesgos asociados con la inversión en el sector financiero en los países en desarrollo, así como a impulsar a los bancos para expandir sus operaciones.

El MIGA también ayuda a los bancos que se aventuran por primera vez en los mercados emergentes, proporcionando garantías de riesgo político para las operaciones de nuevas instalaciones o adquisiciones que acompañan a una expansión.

La resolución de conflictos en el MIGA

Para hacer frente a los problemas que genera el desarrollo de la actividad llevada a cabo por esta Agencia, existen dos grandes vías de actuación en la resolución de conflictos:

a) Conflictos por la implantación en un Estado extranjero

En estos casos se intenta ayudar a los inversores en la implementación del proyecto, siendo los supuestos más frecuentes de resolución de conflictos los que hacen referencia a la ruptura de contratos entre el inversor y el gobierno, debido a procedimientos de expropiación, concesión o incumplimiento de las normas contractuales vigentes en el país en el que se ha realizado la inversión.

Para solucionar estos desacuerdos, el MIGA utiliza los «buenos oficios» para examinar los problemas de responsabilidad y ayudar así a las partes a buscar medidas de compensación o de indemnización que sean equitativas para ambas.

En el caso de que las partes no estén de acuerdo con la solución, el MIGA se compromete a analizar los hechos y a hacer una propuesta formal, de tal manera que si el inversor tiene la razón, el MIGA pagará la compensación, dado que el inversor está cubierto por la garantía de esta Agencia.

Por otro lado, el MIGA puede recuperar estos pagos en base al acuerdo existente entre el Estado en el que se ha hecho la inversión y la propia organización.

Para mitigar los riesgos de pérdidas para los casos de inversiones conflictivas, el MIGA considera necesario que los inversores notifiquen con la suficiente anterioridad las dificultades y los problemas que han detectado, para que así el MIGA pueda actuar lo antes posible.

b) La mediación como instrumento de resolución de conflictos

Para facilitar la solución de conflictos entre los inversores y los Estados soberanos, desde 1996, el MIGA ofrece servicios de mediación, ya que el conocimiento de la existencia de incumplimiento en las inversiones llevaría a desmotivar a los inversores en la utilización de las mismas.

Es por ello que el MIGA tiene un especial interés en llegar a soluciones en este ámbito que incentiven la inversión, considerando la mediación como el método más acertado para llegar a una buena solución.

Este método es considerado atractivo por su bajo costo y su alejamiento de las reglas que rodean al arbitraje o a otras formas de arreglo judicial.

Independientemente de quién sea el demandante, el MIGA analiza los casos para valorar la importancia del litigio, así como considera el riesgo que tiene un determinado país para hacer frente a una inversión de este tipo.