La acumulación de acciones, también llamada acumulación objetiva de pretensiones, consiste en reunir dentro de una misma demanda y contra el mismo demandado una pluralidad de pretensiones, que han de tramitarse en un único procedimiento (art. 71 LEC).