Pactos de naturaleza concordataria, pero de carácter sectorial, para regular uno o más ámbitos de la relación entre el Estado y la Iglesia católica. 

Tienen carácter de tratados internacionales.