Acuerdo en el que el Estado de acogida (de sede) reconoce la personalidad y capacidad territorial necesaria y los privilegios e inmunidades necesarios para que la Organización Internacional lleve a cabo sus funciones con independencia en su territorio.

También se conoce como Convenio sobre modus vivendi.