Es una obligación de todo Juez o Magistrado que se realiza mediante un acto procesal declarativo por el que, con suspensión del proceso principal, ha de poner inmediatamente en conocimiento, respectivamente, de la Sección o Sala de la que forme parte o del órgano judicial ad quem la obligación que tiene de separarse del proceso.