Recientemente, quizás debido a la actual coyuntura política, se ha vuelto a suscitar la cuestión de la reforma constitucional, a lo que diversas personalidades han manifestado distintas opiniones.

De entre las que he tenido noticia, me llaman la atención, de una parte, las que se manifiestan en contra esgrimiendo el argumento "... pero dígame ¿Qué reformamos en la Constitución Española?¿Por qué es necesaria la reforma? porque no encuentro nada que reformar...", y de otra parte, la postura de los "padres de la Constitución", que abogan por vías más sencillas, como modificaciones legislativas, apurar el margen que proporciona la propia CE, o interpretarla.

Mi plena adhesión al principio de mejora continua me obliga a decir algo al respecto.

Sin embargo, de repente, surge una duda, ¿entre tanta personalidad pública, relevante, e incluso histórica, puedo yo decir algo?

Soberano es el que no está sometido a otro y el art. 1 CE dice que la soberanía nacional reside en el pueblo español, en consecuencia, dado que soy parte del pueblo español soberano y que cuento además con el derecho fundamental a la libertad de expresión, no debería violentar a nadie si subo yo al mismo estrado y digo algo.

La primera duda que requiere respuesta es el por qué, ¿por qué deberíamos reformar la CE?

Hay dos razones principales que justifican la reforma, en primer lugar, el contexto en que se promulgó la CE era fundamentalmente político, suponía un cambio radical de Estado, las fuerzas actuantes eran de corte político/ejecutivo, los derechos civiles llegaron por la vía del Derecho comparado, y la tímida representación social hubo de ceder en favor de la estabilidad. Y en segundo lugar, la evolución que el mundo, en general, y la sociedad española, en particular, han experimentado en estos 40 años, y que por su trascendencia infieren la presunción de que un análisis exhaustivo, una puesta a punto para los próximos 40 años, se intuye necesaria.

Aparece, pues, la siguiente cuestión ¿Qué reformamos en la Constitución Española?

Este tipo de pregunta solo acepta una respuesta concreta, sin embargo, no es fácil llegar a la concreción desde un ámbito tan amplio y complejo como es "Todo el Derecho".

Por lo que se hace necesario aplicar el principio "Divide y vencerás".

De un primer acercamiento podríamos extraer de "Todo el Derecho" aquellos ámbitos que han sufrido mayores cambios y una evolución más acentuada. Se me ocurre por ejemplo que quizás la Constitución Española podría mejorar en aspectos tales como la inmigración, la nueva era tecnológica, la organización territorial del Estado, la función del Senado, la rigidez de la Constitución, la adhesión a Tratados internacionales o las relaciones con la Unión Europea.

Si seguimos aplicando el proceso llegaremos a la respuesta concreta formulada en el encabezamiento.

El hecho de que la CE sea una Constitución rígida, conduce a que su reforma se demore en el tiempo, y se adopten soluciones alternativas, sin embargo creo que 40 años es un periodo más que razonable para detenernos y comprobar si podemos mejorar algo. Además, el mero hecho de nombrar una Comisión que concluya con un dictamen de reforma que se pueda negociar y aprobar, será un signo de normalidad democrática.

Obviamente, este artículo no pretende responder preguntas tan complejas, sino tan solo hacernos reflexionar sobre la idoneidad de una hipotética reforma constitucional.

Con la humilde intención de haber aportado mi granito de arena, me despido, emplazándote a que aportes el tuyo dejando tu opinión.