En estos días de apogeo político en España y dado que, de un lado, Unidos-Podemos está recolocando su postura en el escenario político, y de otro, sus líderes (Pablo Iglesias y Alberto Garzón) presumen de ideales comunistas, me ha parecido oportuno escribir un post con las diferencias entre Socialismo y Comunismo.

El Socialismo es el sistema de organización social y económico basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y en la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes.

El Socialismo se enfoca especialmente hacia el sistema económico y tiene como objetivo principal, distribuir los recursos a cada persona de acuerdo a su trabajo.

El Comunismo, en cambio, es una sociedad altamente organizada de trabajadores libres y conscientes, en la que se establecerá la autogestión social centralizada, el trabajo en bien de la colectividad será para todos la primera exigencia vital, y la capacidad de cada individuo se aplicará con el mayor provecho para el pueblo.

El Socialismo y el Comunismo son dos sistemas ideológicos, movidos por el liberalismo, que surgen como respuesta a la Revolución Industrial del siglo XIX. Durante dicha revolución, muchos capitalistas dueños de fábricas, se hicieron extremadamente ricos explotando a sus trabajadores, a los cuales les pagaban un salario injusto mientras trabajaban sin descanso durante largas jornadas laborales. Es en este contexto en el que surgen estos dos sistemas ideológicos, los cuales estaban orientados a mejorar la situación de los trabajadores e impulsar el crecimiento económico por medio de diferentes estrategias.

Comunismo y Socialismo comparten el ideal de un bien común y una mayor igualdad, pero al transferir estas ideas a la economía es imprescindible agregar muchas más variables, como el mercado libre y la globalización. En el transcurso de los años el Socialismo obrero del XIX se fue adaptando a la realidad social y derivó en lo que hoy llamamos Socialdemocracia, en tanto que el Comunismo no encuentra cabida en una economía globalizada y competitiva, razón por la cual, países tradicionalmente comunistas, como URSS o Cuba, han tenido que evolucionar hacia sistemas más democráticos, o al menos, más abiertos. Hoy, el ejemplo más claro de país comunista es Corea del Norte.

¿Por qué fracasó el Comunismo?

En el transcurso del siglo XX, varios Estados adoptaron la forma comunista, entre ellos, Cuba, URSS, o Corea del Norte. Y a finales del mismo siglo y principios del XXI, la forma de Estado comunista se reveló como inútil, o al menos, como peor en comparación con otras formas de Estado.

El ideal del "trabajo en bien de la colectividad y con el mayor provecho para el pueblo", pese a ser noble y loable, caía en un romanticismo utópico e irrealista que no reconocía la verdadera naturaleza de la especie humana.

El Comunismo se fundamenta en la idea de que "No hay nadie mejor que el Pueblo para gestionar los recursos del propio Pueblo". Este principio parece tener una base democrática pero no es así, es todo lo contrario, y ese es el problema del Comunismo y la razón de que fracasara en todos los Estados. Si el Pueblo se hubiera dado lo mejor para sí mismo, se hubiera dado Derechos Humanos, Derechos Civiles, Justicia, Igualdad, Bienestar, Garantías Sociales, etc. Y sin embargo, la realidad es que los Pueblos de los respectivos países comunistas distan mucho de tener todas esas ventajas. Lo que revela que el discurso no es coherente con la praxis.

¿Qué es la Socialdemocracia?

Desde la perspectiva general, la Socialdemocracia es la evolución natural del Socialismo obrero del XIX que, como ya he comentado, adaptó sus ideales a la realidad económica. Y más concretamente, desde la perspectiva española, deberíamos decir que Socialdemócratas son todos los partidos políticos que aspiran gobernar España, pues España se configura como un Estado Social y Democrático de Derecho en la Constitución de 1978. De este modo, es lógico y normal que Unidos-Podemos haya reposicionado su postura, enarbole la bandera Socialdemócrata, y trate de ocultar el pasado comunista de sus líderes en las últimas charlas televisivas pre-electorales.