Audioclase

El 1 de diciembre de 2009 entró en vigor el Tratado de Lisboa una vez superadas las dificultades para su ratificación por parte de Irlanda, la República Checa y Polonia.

Uno de los principales objetivos del Tratado de Lisboa es modernizar las instituciones que gobiernan la UE y hacerlas mas democráticas. Se han introducido importantes novedades, las más sobresalientes afectan a su estructura institucional, la creación de un Presidente permanente del Consejo Europeo, que impulsará sus trabajos velando por su continuidad y representará a la UE al más alto nivel en el exterior, y la creación un nuevo cargo de Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y Vicepresidente de la Comisión a fin de promover la acción de la UE en la escena internacional y de defender sus intereses y sus valores en el exterior. Destaca también, el gran protagonismo que se le concede a partir de este momento al Parlamento Europeo. Se explica la situación actual de la UE y de sus instituciones y cuál es el papel de la Presidencia rotatoria, asumida desde el 1 de enero por España, tras la implantación del Tratado de Lisboa.

Enrique Linde Paniagua catedrático de Derecho Administrativo, UNED.