Audioclase

Cuando hay incumplimiento la regla general es que el deudor responda, y va a responder cuando se contravenga de cualquier forma la obligación, siempre que haya culpa, dolo o mora, y excepcionalmente no se responde del incumplimiento de la obligación en los supuestos de caso fortuito y de fuerza mayor.

Por su lado, el acreedor puede reaccionar ante el incumplimiento exigiendo el cumplimiento o la resolución del contrato, y además, pidiendo una indemnización de daños y perjuicios.