1.3. Poder político

El sustantivo "poder" procede del latín potere que se formaría de la raíz potes. Es sencillo desentrañar que el término poder hace referencia, básicamente, a una facultad de hacer realmente algo o, al menos, a la capacidad potencial para hacerlo o llevarlo a cabo.

Este es el sentido que el Diccionario de la Lengua confiere al término: "Tener expedita la facultad o potencia de hacer algo".

Si al término "poder" le añadimos el calificativo de "político", la expresión toma el sentido de actividad del individuo por la que se rige y gobierna la propia vida social de aquella comunidad en la que vive.

Se habla así de "poder político" para referirse a la capacidad de intervenir en la toma de decisiones que afectan a todos los individuos que viven en la misma comunidad, para decidir el gobierno de los mismos negocios.

Debido a esta esencial función, se suele identificar el "poder político" con el "poder ejecutivo" al ser éste poder el que tiene a su cargo gobernar de facto, es decir, de hecho o realmente, la comunidad.