4.1. Planteamiento general

A continuación vamos a acometer un estudio particularizado de los tres pilares de la República romana: Comicios, Magistraturas y Senado.

No es necesariamente simétrica, pero ciertamente existe comparación entre la realidad de la República romana con esa clásica trilogía de separación de poderes que, en todo caso, se formula teóricamente y, con mayor o menor respeto, se lleva a la práctica en nuestras democracias modernas. Nos referimos a la división entre el poder legislativo, el poder ejecutivo y el poder judicial.

Podría afirmarse que los Comicios romanos durante la República y, el Parlamento en nuestro tiempo, son los órganos constitucionales que asumen de forma más expresa la soberanía popular. Además representan, como ningún otro, la principal función de representatividad de la comunidad política en la estructura del Estado. Puede decirse que, unos y otro, conforman la relación entre el pueblo gobernado y su forma de gobierno.