6.1. La persona en la comunidad familiar, social y política

El concepto de familia es un concepto metajurídico. La familia es connatural al ser humano y a la vez es consustancial a la propia sociedad. La familia es respecto del Derecho una categoría previa, por lo que la familia no es creada por el Derecho, sino que le preexiste y éste se limita a reconocerla. La familia presenta, además, autonomía frente al Estado y representa un interés particular que es digno de ser protegido jurídicamente.

Las hipótesis que tratan de explicar el origen de la familia podemos reconducirlas a tres: la teoría política, la económica y la religiosa. Por la primera la familia es el núcleo celular de la organización social, siendo su paterfamilias el titular de los derechos en la comunidad política. La familia es la célula fundamental de la sociedad. La familia debe cumplir con su función de proporcionar nuevos individuos a la sociedad y debe educarlos en los valores y principios ciudadanos propios de la sociedad en la que el ser humano se va a integrar.

La segunda hipótesis hace hincapié en los intereses más materiales o económicos. Así, considera que la familia responde básicamente a una necesidad del ser humano para subvenir a sus propias insuficiencias materiales.

La tercera hipótesis resalta más el aspecto sagrado de la familia como un grupo individualizado, que se encuentra unido y amparado por sus propios dioses (en Roma, Manes y Lares), que otorgan protección a sus miembros, siendo su paterfamilias el sacerdote del culto familiar.

Desde una posición sincrética puede decirse que el origen de la familia no puede circunscribirse a ninguna de ellas con carácter exclusivo. Puede así afirmarse que la génesis y la causa que explica el surgimiento de la familia obedecen a una razón de orden natural.

La familia para el individuo es un grupo que cumple una función política de integración de sus miembros en la sociedad.

Hoy se denomina familia al grupo social constituido por los cónyuges y los hijos, nacidos de su unión o adoptados, mientras permanezcan bajo su potestad.