2.4. Las revoluciones americana y francesa: inicio del régimen constitucional

La Revolución francesa, significa el origen del régimen constitucional. La Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano hecha en Francia en 1789 está formulada con pretensiones de universalidad e intemporalidad.

Los Estados Generales no se reunían en Francia desde 1614. Cuando la presión irresistible obligó a su convocatoria, se había dado ya el primer paso revolucionario. Reunidos los representantes en Asamblea Nacional, los hechos se precipitaron en julio de 1789 con la toma de la Bastilla. La Declaración se hizo un mes más tarde. En ella se marcan las ideas esenciales del régimen constitucional liberal:

  1. Soberanía nacional.

  2. Estado representativo.

  3. División de poderes.

  4. Garantías de la libertad.

  5. Derechos individuales frente a los poderes públicos: libertad, propiedad, seguridad y resistencia a la opresión.

  6. Principio de legalidad: la ley, como expresión de la voluntad general, es el criterio de la libertad, de la igualdad y de la seguridad.

La Revolución significó:

  • El fin del absolutismo: principio de legalidad.

  • El fin de la sociedad cimentada en el privilegio: principio de igualdad.

  • El fin de las justicias señoriales: Ordenamiento jurídico único y Poder Judicial único.

  • Pérdida de influencia de la Iglesia: Estado laico.