10.1. Formulación clásica de la teoría de la división de poderes: Locke y Montesquieu

 

 

Precedentes

Todos los pensadores antiguos y medievales que especularon en el gobierno mixto, tuvieron conciencia de la existencia de diversas fuerzas en el seno de la comunidad que convenía hacer una síntesis armónica.

Este precedente es preciso porque no sólo reparaba en las fuerzas existentes, sino en su expresión institucional: el pueblo quedaba reflejado en los tribunos de la plebe; la aristocracia o patriciado, en el senado; el elemento monárquico, en los cónsules.

 

Loke

El esquema de lockiano:

  1. Los órganos Ejecutivo y Legislativo deben separarse, pero el Ejecutivo y el Federativo suelen estar unidos y no hay inconveniente en ello.
  2. El superior de los poderes instituidos en el Legislativo, es el que hace la ley, no el que la ejecuta.
  3. El Ejecutivo puede convocar y disolver al Legislativo y actúa permanentemente, en tanto que éste lo hace de modo breve.
  4. El Rey conserva la prerrogativa, un poder discrecional que ejerce ante circunstancias imprevistas y sin norma precia.

 

Montesquieu

Montesquieu establece un esquema de relaciones interorgánicas que permitirán el funcionamiento del Estado:

  1. El Rey participa del poder legislativo con su iniciativa, sanción y veto.
  2. El Parlamento debe ser bicameral, con una Cámara nobiliaria y otra popular.
  3. Los ministros pueden pertenecer a alguna de las Cámaras.
  4. El Parlamento influye en el nombramiento regio de los ministros.
  5. El Ejecutivo convoca al Parlamento y suspende sus sesiones.
  6. Estos deben justificar su conducta ante el Parlamento y suspender sus sesiones.
  7. La Cámara Alta debe tener algunas funciones judiciales, concretamente en los casos criminales relacionados con el ejercicio de los derechos políticos, además de que los nobles sólo comparecen ante el tribunal de sus pares