14.7. El pluralismo político y su recepción por el Derecho

Se utiliza el vocablo pluralismo para aludir a la pluralidad de ideologías, partidos, organizaciones e intereses presentes en toda sociedad. La CE eleva el pluralismo político a la categoría de valor superior del OJ. La pluralidad, existe en toda la sociedad y los hechos pueden ser valiosos, pero no son valores.

El pluralismo puede presentarse como una concepción intermedia entre esas otras dos posiciones extremas defendiendo al individuo frente al estatalismo y al Estado frente al individualismo.

El pluralismo es un principio esencial de la sociedad de los siglos XX y XXI, de los regímenes democráticos.

La organización política se realizó en Europa a través de la representación. En las cortes de Castilla se encontraban los tres sectores sociales interlocutores del Rey: nobleza, clero y las capas superiores de la burguesía. En Inglaterra, el Parlamento incluía a lores y comunes. Los franceses se reunían en Parlamento, órgano que recogía y aunaba la variada estructura social del Medievo y de la Edad Moderna.

En los inicios de la contemporaneidad, las teorías pluralistas se vieron desarrolladas como antítesis del concepto monista de Estado y de las teorías de la soberanía inspiradas por Hobbes. Las primeras declaraciones de derechos, como la de Virginia de 1776 y la del Hombre y del Ciudadano de 1789, roudeaunianas y montesquinianas, no incluyeron el derecho de asociación. Las leyes francesas, prohibieron las asociaciones de empresarios y de trabajadores, extinguiendo los gremios. La Constitución francesa de 1791 declaró la abolición de las instituciones que hirieran la libertad y la igualdad de los derechos, como las corporaciones de profesiones, artes y oficios.

El régimen liberal profeso en un principio un individualismo incompatible con la existencia de las fuerzas sociales organizadas.

En el siglo XIX, Tocqueville detectó en EEUU un intenso asociacionismo de la sociedad, din necesidad de ser estimulado por los poderes públicos . El fabianismo inglés profesó un pluralismo que postulaba una cierta autonomía de las asociaciones económicas, culturales y civiles respecto del poder estatal.

En el siglo XX se desarrolló la teoría del pluralismo.

Para algunos le pluralismo está reñido con la concepción clásica de la soberanía. Por consiguiente, el Estado concurre con otros grupos y, en caso de conflicto con ellos, la prioridad de uno u otro se mide en el terreno de los hechos.

Menos radicales en nuestros días, otros pluralistas llamaron la atención sobre el hecho de que el individuo requiere cada vez más la organización y el apoyo de los grupos sociales en su vida cotidiana, al tiempo que estos grupos van abandonando posiciones privada y exigiendo audiencia en las decisiones públicas.

Son varias las ideologías, además de la liberal, que se reclaman del pluralismo como la socialista yla socialcristiana. Se ha hecho de esta una ideología sustantiva frente a ideologías y regímenes tachados de monistas.