10.2. Las contramedidas para combatir la especulación

La LS-1956, al entregar la urbanización como obra privada y como negocio a determinados propietarios, permitió la formación de oligopolios, la retención de solares y la especulación en el mercado del suelo, dando lugar a los correspondientes déficits y encarecimiento de los suelos. Para combatirlos se idearon tres procedimientos: los registros de solares sin edificar, los patrimonios municipales de suelo y el mantenimiento del sistema anterior de la urbanización como obra pública para hacer vivienda social, pero fuera del suelo urbano y urbanizable, que se reserva como urbanismo de calidad de renta y venta libre al oligopolio de los propietarios.