Resolución judicial -auto- que pone fin al procedimiento penal. De forma provisional, cuando no hubiere autor conocido o definitivamente, cuando el juez estima que el hecho no es delito
o que no aparece suficientemente justificada su perpetración. Contra el auto de sobreseimiento cabe recurso de apelación.