Utilizado para resolver el exceso de progresividad en el IRPF como consecuencia de la acumulación de rentas en la unidad familiar. Para ello suma las rentas de todos los perceptores y el resultado lo divide entre el número de éstos, pero teniendo en cuenta que las personas dependientes computan al 50% al objeto de determinar el tipo medio de gravamen que se aplicará a la totalidad de las rentas de la unidad familiar.