Modelo escogido por los poderes públicos para colaborar con las comunidades religiosas desde el punto de vista económico. 

Puede ser mediante dotación de recursos o mediante exención de pagos.