La separación de parte o de partes del territorio de un Estado consiste en la aparición de uno o varios Estados sucesores con independencia de la situación en que quede el predecesor.