Ante la duda de la tipicidad o no de un hecho, o de aplicación de dos o más preceptos penales, hay que pronunciarse escogiendo lo más favorable al acusado.