El principio pro actione alude a la posibilidad de realizar un acto sin rigorismos ni formalismos excesivos.