Precio, los sabinianos sostenían que cualquier cosa servía de precio, los proculeyanos afirmaban que no existía venta sin dinero.

Justiniano acogió la doctrina proculeyana.