El prelegado es un legado a favor del heredero. Un prelegado a favor de un único heredero no es eficaz, según la regla que dice "inútilmente se lega a un heredero a cargo de él mismo". Cabe que el objeto del prelegado lo constituyan los bienes de la dote.