Posesión. En ocasiones, basta para mantener la posesión de la cosa la intención de recuperarla. Es lo que se conoce como posesión por el ánimo, en la que se carece de "corpus", o contacto físico con la cosa.