Las leyes penales deben ser interpretadas con criterio estricto, de forma restrictiva, y en caso de duda, siempre a favor del reo.