Cláusula penal. En la estipulación penal se trata de añadir una nueva promesa estipulatoria, que tenga por objeto el pago de una cierta cantidad de dinero que se condiciona al cumplimiento de la obligación anterior. Si el deudor cumple, no produce efectos la segunda obligación; si no cumple, debe pagar la pena.