Permanencia de la obligación tras su vencimiento e incumplimiento. Es uno de los efectos de la mora debitoris, aunque el objeto debido se extinga o desaparezca.