Riesgo de pérdida de una cosa. El término periculum hace referencia al riesgo que existe de que la cosa vendida se pierda por causa de "fuerza mayor" antes de su entrega al comprador.

Efectos

Como regla general, es el comprador el que soporta la pérdida de la cosa, de forma que debe seguir pagando su precio aunque ésta se haya perdido (periculum est emptoris).

Esta regla tiene importantes matizaciones:

  • el riesgo no lo asume el comprador hasta que la venta es perfecta, esto es, se ha determinado con precisión lo que se vendió, la calidad, la cantidad y su precio y, además, no se ha vendido con condición.
  • El vendedor tiene una responsabilidad en la custodia de la cosa vendida que atenúa el riesgo del comprador.