Los bienes del padre deben ir a los parientes de la línea paterna; y los de la madre, a la línea materna.