Acuerdo de voluntades que se añade a un contrato con el fin de regular algunos aspectos de su contenido.