Autorización del pretor para detentar bienes ajenos con el objeto de administrarlos.