Orden pretoria que facultaba a una persona concreta para la toma de posesión de los bienes de otra persona determinada.