El matrimonio es la unión de hombre y mujer en comunidad plena y en comunicación del derecho divino y humano.

Elementos

La doctrina romanística distingue dos elementos en la concepción romana del matrimonio:

  1. el elemento subjetivo e intencional (consensus o affectio),
  2. el objetivo y material, la convivencia (coniunctio, individuae vitae consuetudo), reflejada en la consideración social de unión estable y permanente (honor matrimonii).

Requisitos

En Derecho clásico, para que el matrimonio pueda considerarse conforme a derecho (iustae nuptiae), tienen que darse determinados requisitos:

  • Los cónyuges tienen que haber llegado a la pubertad. Los juristas exigen la edad de 14 años para el varón y 12 años para la mujer.
  • El matrimonio debe celebrarse entre personas que tengan, uno en relación con otro, el derecho de conubium.
  • Debe existir entre marido y mujer la recíproca voluntad de permanecer unidos en matrimonio (affectio maritalis). La voluntad perdura en tanto subsiste el afecto entre los cónyuges. Incluso si uno se vuelve loco, el matrimonio continúa si el otro mantiene su voluntad de seguir unido. Si los casados están en potestad, debe prestar también su consentimiento el padre de familia de ambos cónyuges, pero una vez concedido no puede ya cambiar el matrimonio que depende exclusivamente de los cónyuges.