Instrucciones, órdenes y normas dadas por el príncipe, y más tarde por el Emperador, a sus administrados, gobernadores de provincias, magistrados y funcionarios en el marco del Derecho romano de la época imperial.