Los tribunales deben dictar sus fallos con arreglo a lo alegado y probado.