Según Ulpiano “la voluntad constante y perpetua de dar a cada uno su derecho”.