En caso de concurrencia, el derecho público se sobrepone al privado.