Es la manifestación ateniense del principio de igualdad legal. 

Este principio es el verdadero quicio y exponente del régimen democrático.