Declaración de voluntad emitida sin seriedad, por broma. Carece generalmente de eficacia negocial pudiendo dar lugar a una indemnización de daños y perjuicios.